lunes, 28 de marzo de 2016

Married Cocina




Fue tan extraordinario el descubrimiento de Married Cocina que no veía el momento de repetir tan inigualable experiencia extrasensorial. 






Es imposible no sucumbir de placer visual y gustativo en cada pieza del menú degustación que elaboran y proponen con capricho y creatividad. 






La calidad y una increíble conjunción de técnicas, ingredientes y salsas, siempre destacada por sabores intensos y puros hacen de su cata un deleite extramadamente primoroso.  



No tengo la menor duda. Ni el más exigente paladar podría permitirse manifestar lo contrario.  


Ya lo advierten los baldosines de la entrada:
"Se guisa de comer".


¡Y de qué modo!, añadiría.


Cual leyenda de la Fontana de Trevi, habrá que arrojar una moneda para asegurarse el regreso.
Yo ya la he lanzado, no quiero perderme el próximo menú. 


Nuevamente, mis mayores felicitaciones al equipo que forma Married Cocina. 
¡Brilláis* y hacéis vibrar! 



* sin necesidad de estrellas, más que merecidas




Dentelle de maíz con lascas de queso trufado, huevas de oricio y esféricos de A.O.V.E.






Lámina crujiente de tinta de calamar, azafrán, ajo asado y emulsión de guiso de chipirón





Gamba roja en sashimi marinado, mousse de pepino ligeramente mentolada y musa balbisiana 





Vizcaina de callos de bacalao sobre tartar de hongos al ajo y perejil, corteza y caldo de su piel





Rabitos de cerdo ibérico mechados con frutos marinos y envueltos en papada ibérica, caldo de la cocción, enokis y raifort fermentado





Lubina al horno y su fumet tostado acompañada de falsa polenta a modo de migas manchegas, lascas de jamón y ortiguillas de mar





Lomo de ciervo glaseado, setas de temporada, praliné de avellanas, gelatina de vino dulce y confitura de pera conferencia





Pastel de chocolate blanco, arenas de caolín, cremoso de chocolate negro, espirales de cacao y frutos rojos 










No hay comentarios:

Publicar un comentario