lunes, 26 de octubre de 2015

Fuente La Lloba




No veía el momento de descubrir con mis propios ojos el restaurante japonés Fuente La Lloba, desde el día en que me hablaron de él, hace ya casi un par de años. 

Cierto es que esperaba una ocasión especial para ello,... y el tiempo fue transcurriendo. 

Hasta dónde sabía, había que reservar con bastantes meses de antelación -especialmente en fines de semana-, dada la capacidad -6 mesas-  y el prestigio del lugar, hallado entre Colunga e Infiesto.




Este mes parece que los astros se alinearon y pude reservar mesa justo en la última semana en la que se abría, antes de su habitual cierre en temporada baja. 

El día no pudo acompañar mejor, radiante otoñal con el que poder disfrutar plenamente del viaje hasta Huentes (Piloña, Asturias) y de las maravillosas vistas que esta auténtica cocina nipona nos brinda, hallada en plena montaña. 




Un enclave privilegiado dónde poder percibir con los cinco sentidos. 
En pleno corazón del Sueve, desde el mirador de un pequeño jardín estilo zen con vistas a los majestuosos Picos de Europa. 


El interior de la casa de piedra y madera Fuente La Lloba también atesora todo el encanto de una vivienda tradicional japonesa, íntima y cuidada hasta el más mínimo detalle.


La hospitalidad con la que eres bien recibido, la hace más especial si cabe. 


Entre esteras de paja, bajo el canto de los pájaros y esa preciada sensación de paz, capaz de envolvernos al mismo tiempo que admiramos tan excelente paisaje y su sola belleza... 

...nos adentramos en el ritual del baile de palillos -seamos o no seamos muy expertos en él-, dejándonos sorprender por un menú compuesto de aperitivo, cuatro platos y postre. 


Té de Kombu

Wakame (ensalada de algas) con aliño de sésamo



Tempura de verduras



Tataki de atún rojo marinado en mezcla de cítricos, jengibre y soja



Brochetas de pollo con salsa Teriyaki

Surtido de Sushi
(salmón, sepia, gamba, langostino, huevas de arenque, tamagoyaki -tortilla japonesa-)








Soja

Helado de jengibre con bizcocho








Sin duda alguna, un viaje inolvidable en el que perderse por Asturias y encontrarse con Japón... y otras maravillas. 
 




No hay comentarios:

Publicar un comentario