jueves, 23 de julio de 2015

Cheesecake





Uno de los postres más comunes del mundo, el pastel de queso es también mundialmente conocido por el nombre de Cheesecake o Tarta de queso. 

Realizado a base de requesón, crema de queso o queso quark, junto con azúcar y algún otro ingrediente -como huevos o crema de leche-; acepta gran diversidad de acompañantes, como son los frutos rojos, el chocolate, algunos cítricos, el dulce de leche,... Siempre sobre una base realizada con galletas trituradas o un bizcocho. 

Convirtiéndose así en cremosa debilidad para muchos.



...y tú ¿cómo la vas a combinar? 


Ingredientes:
-para la base-
• 320 gr de galletas tipo Digestive
• 6 cucharadas de azúcar moreno
• 160 gr de mantequilla
-para el relleno-
• 800 gr de queso crema -tipo Philadelphia-
• 160 gr de azúcar
• 3 cucharadas de harina
• 4 huevos
• 65 ml de nata para montar 
• 65 ml de Baileys
-para la capa de frutos rojos-
• 250 gr de mermelada de frutos rojos
• 250 gr de frutos rojos (arándanos, fresas, frambuesas,...) 
-para la capa de dulce de leche- 
• 200-400 gr de crema de dulce de leche

Preparación: 
- Precalentar el horno a 180C, mientras engrasar el molde desmontable de 18 ó 20 cms con mantequilla.
- Fundir la mantequilla y añadir las galletas trituradas y el azúcar moreno. 
- Mezclar bien y cubrir la base del molde con la masa. Llevar a la nevera y dejar enfriar hasta que endurezca. 
- Por otro lado, preparar el relleno. 
Batir a velocidad baja el queso, el azúcar y la harina hasta conseguir una mezcla homogénea. 
Incorporar los huevos -de uno en uno- y añadir lentamente y sin dejar de batir el Baileys y la nata.
- Rellenar con esta crema el molde, sobre la capa de galletas. 
- Hornearla durante 15' a 180C y durante 1 hora a 120C. 
- Una vez fuera del horno, dejar enfriar a temperatura ambiente para que logre la consistencia adecuada.
- Decorar con un última capa, sea de frutos rojos, de dulce de leche, de ganaché de chocolate, de merengue,... 

martes, 14 de julio de 2015

Becook







Hace unos días, con la buena excusa de dar un homenaje al paladar por mi cumpleaños, reservé mesa en uno de los más preciados -actualmente- restaurantes de León.


Menos mal que el nuevo año caía en lunes, y la reserva la hice con anticipación... De lo contrario, probablemente no lo hubiera conseguido a la primera, como me enteré posteriormente que ocurre de manera habitual.
Un antecedente realmente a tener en cuenta, ya que hace presagiar un buen final. 

El establecimiento, inaugurado hace menos de un año a escasos metros del famoso 'barrio húmedo' de la ciudad, se hace llamar "Becook" haciendo referencia a su estilo, el de "Urban Food". 








Una vez traspasadas sus puertas, identificas un acogedor local de no grandes dimensiones, que ha sabido cuidar hasta el último de los detalles, con estilo actual.

Las recetas de su reducida pero innovadora carta contienen todos los ingredientes para triunfar, tal y como lo están haciendo. 
Platos sencillos a la vista, llenos de carácter, contrastes y personalidad; sumamente elaborados en su Cocina, visible desde el comedor, dividida tan sólo por una barra americana. 











El servicio recibido no pudo ser mejor. Profesional, servicial, rápido,... y con la mejor de las sonrisas. 

Y lo que proseguió fue todo un deleite para los sentidos... en su mejor de los puntos, con una relación calidad-precio excepcionales. 





- Agua recién hecha, refinada instantes antes de su consumición, a través de un proceso de filtración de alta pureza, dejando menos sedimentos en el organismo. 
Gracias al proyecto "Agua para todos", los beneficios de cada botella son destinados a Ingieneria Sin Fronteras, con el fin de garantizar el acceso al agua y saneamiento en países empobrecidos. -








- Créme brûlèe de foie con jalea de ciruelas - 


























- Arroz en cazuela con setas, trufa y foie - 














- Salmón "perfecto", miso, mostaza y hierbas aromáticas- 















- Presa-lada, miel, tomillo y limón -













- Brownie de chocolate blanco con pistachos - 












- Cheese Cake, galleta rota y espuma de fresas - 




Cenar en Becook fue, sin duda, un delicioso regalo de cumpleaños, que seguramente muy pronto repetiré y que os recomiendo con los ojos cerrados. 

































lunes, 6 de julio de 2015

Carpaccio de Solomillo con Dulce de Membrillo y Vinagreta de Miel y Mostaza





Ingredientes:
250 gr de Solomillo 
100 gr de dulce de membrillo
200 gr de manzana golden
100 gr de patata 
25 gr de azúcar
50 ml de vino blanco
200 ml de agua
75 gr de queso Parmesano
Tomate cherry
Brotes de canónigos 
Tiras de pimiento rojo asado
Aceitunas negras 
Alcaparras 
Miel
Mostaza 
Sal 
Pimienta
Aceite virgen extra 
Vinagre de módena 







Elaboración 
Limpiar el solomillo, envolverlo en plástico film y reservar en cámara -para facilitar su corte extremadamente fino, meter en el congelador, hasta 30 minutos antes de su servicio-. 

Otra opción, extra rápida, es elegir el Carpaccio envasado (como el que venden en la cadena Mercadona, de Carne de Vaca Macerada, ganador del Premio de Oro Sial d'Or).

Para la crema de membrillo, cocer la patata y la manzana -peladas y cortadas- en el agua junto con el vino y el azúcar hasta que queden muy blandos. 
Después triturar mientras se incorpora el membrillo. Reservar.

Para la vinagreta, mezclar tres partes de aceite por una de vinagre. Sazonarlo con sal, pimienta, miel y mostaza. 

A la hora de presentar el Carpaccio, untar la base del plato con la crema de dulce de membrillo, colocar encima el solomillo -recién cortado en una cortafiambres-. Condimentar con sal mandon, la vinagreta de miel y mostaza. Y guarnecer con los tomates cherry, las aceitunas, alcaparras, pimientos, canónigos y el queso.