jueves, 4 de diciembre de 2014

Navidad confitada







No sería Navidad si no nos comiésemos unas cuantas frutas confitadas entre Nochebuena y Reyes, además de los irremplazables polvorones o turrones variados,...

Dichas frutas cobran protagonismo en bizcochos y postres, aportándoles un toque especial, no sólo por su máxima dulzura, también por sus colores vibrantes, haciendo juego con los elementos más típicos de dicha festividad.

Se convierten en el ingrediente clave de algunos famosos dulces de tradición culinaria como el Roscón de Reyes, el Panettone Milanés, la Cassata Siciliana.

El proceso de confitar la fruta no tiene más secreto que el de sumergir y cocinarla -posteriormente- en almíbar, de forma que pierda su humedad interior, provocando que ésta se sature de azúcar y logrando así conservarla en buen estado, incluso por varios años.
Dependiendo del tamaño y de la fruta, el proceso del confitado puede suponer varios días.
Posteriormente, las frutas pueden ser glaseadas o escarchadas, recubriéndolas de azúcar.
El glaseado aporta una envoltura uniforme y lisa, mientras el escarchado da un aspecto de "escarcha" al solidificarse el azúcar sobre la fruta, formando pequeños cristales.

...confitadas por nosotros mismos, o compradas en el mercado, vamos a utilizarlas en esta ocasión para la elaboración de un delicado Cake, ideal para humedecer con desayunos y meriendas!
Y os aseguro, que poca importancia tendrá el hecho de si nos hallamos o no en Navidad ;)






Rodajas de naranja y limón confitadas (20 u. y 20 u.)

Ingredientes: 
4 naranjas
4 limones
1 litro de agua
1,2 kg de azúcar glas

Preparar las naranjas y los limones
Lavar las frutas y cortarlas en rodajas de unos 8 mm de ancho. Poner una cacerola grande de agua a hervir. Sumergir en ella las rodajas de fruta y dejarlas hervir para que se reblandezca la piel.

Macerar en el jarabe
En una cacerola, llevar a ebullición el agua y 600 g de azúcar. Verter el jarabe hirviendo sobre las rodajas de naranja y de limón, cubrirlo y reservar. Al día siguiente, recuperar el jarabe y llevarlo de nuevo a ebullición añadiéndole 200 g de azúcar. Sumergir las frutas en el jarabe, mantener el hervor 3 minutos y reservar. Repetir la operación dos veces más los dos día, añadiendo cada vez 200 g de azúcar al jarabe. Dejar confitar las rodajas una semana. Escurrir para degustar.


Cake de fruta confitada (glaseada o escarchada)

Ingredientes: 



  • 125 gramos de mantequilla 
  • 150 gramos de azúcar glas
  • 3 huevos 
  • 70 ml de leche
  • 2 cucharadas de ron
  • 250 gramos de harina 
  • 1/2 sobre de levadura en polvo 
  • 170 gramos de fruta escarchada / confitada mixta
  • c/s de mantequilla y harina para engrasar y enharinar el molde

    Preparación:
  • Trabajar la mantequilla junto con el azúcar glas hasta que la mezcla resulte cremosa y blanquecina. 
  • Incorporar los huevos, de uno a uno. Seguir mezclando. 
  • Aromatizar la leche con el ron y añadírselo a lo anterior. 
  • Tamizar la harina y la levadura en polvo, y añadirla poco a poco a la masa resultante anterior, removiendo continuamente. 
  • Picar la fruta -en caso de que se encuentre en trozos grandes; si hubiese cerezas, por la mitad- y enharinarla ligeramente, antes de incorporarla a la masa. 
  • Engrasar con mantequilla un molde de plum cake y enharinarlo; y rellenarlo con la preparación. 
  • Hornear durante 10 minutos a 210ºC. Bajar la temperatura a 150ºC y dejarlo otros 35 minutos. 
  • Dejar enfriar unos minutos hasta demoldarlo y decorar, si se desea con más fruta escarchada. 
  • Mantener envuelto en film transparente hasta el momento de consumir.
  • No hay comentarios:

    Publicar un comentario