jueves, 31 de enero de 2013

Un buen plan para una tarde invernal



Así es, hoy os propongo un dulce de lo más apetecible para acompañar  una de esas tardes invernales en las que nos agrada permanecer en casa, sin malgastar ni un ápice de nuestras calorías...

"Los Churros" son  todo un clásico de la repostería tradicional, cuya sencillez de elaboración reside, al mismo tiempo, en la simplicidad de sus ingredientes. 


No podía ser de otra manera, existen variedad de posibilidades. Aunque lo más habitual es que hallemos, entre todas ellas, tres ingredientes imprescindibles: agua y harina (en las mismas proporciones) y una pizca de sal. 


Hay quienes sustituyen parte de ese agua por leche. Hay quienes le añaden mantequilla como si se tratase de "pasta choux", hay quienes incorporan aceite de oliva a su receta, e incluso levadura... Todo es cuestión de probar y elegir aquella que más nos cautive.

Pequeños o grandes como porras; estirados, circulares o enrollados como si formasen una ensaimada; simples o rellenos de crema; con azúcar o bañados de chocolate;... ¡incluso salados!

Os invito a que comencéis por éstos. Estoy convencida de que no os defraudarán y, no sólo repetiréis en meriendas invernales, sino que será el dulce inicio de particulares fines de semana.

¡No tenéis excusa! ¡Es invierno y más fácil y barato, cerca de lo imposible!
Calentar el aceite, que ahí va... ¡Marchando una de churros!

Ingredientes - Masa de Churros
  • 1 vaso de leche
  • 1 vaso de agua
  • 2 vasos de harina 
  • 1 pizca de sal [6 gramos de sal por cada kilo de harina]
Ingredientes - Chocolate
  • 1 tableta de chocolate a la taza
  • c/s de leche (opcional)
  • c/s de mantequilla (opcional) [la mitad de mantequilla que de chocolate]
Ingredientes - Elaboración
  • Aceite de oliva / girasol -para freír-
  • Azúcar para espolvorear -si se desea-
Preparación - Masa de Churros
  • Calentaremos en un cazo la leche y el agua, junto con una pizca de sal hasta que rompa a hervir. 
  • Añadiremos la harina tamizada de golpe y removeremos sin cesar hasta conseguir una masa homogénea y sin grumos. 
  • Volcaremos la mezcla obtenida en la mesa de trabajo y amasaremos unos minutos con las manos -con mucho cuidado de no quemarnos-, espolvoreando con una pizca de harina, si fuese necesario. 
  • Introduciremos la masa en la churrera o, en su defecto, en una manga pastelera con boquilla -rizada o lisa, dependiendo del efecto deseado-. 
  • Y con la ayuda de ésta, iremos formando los churros, que se freirán en abundante aceite bien caliente (aproximadamente a 190ºC), donde tomarán ese color dorado tan característico y su particular textura crujiente en tan sólo cinco minutos. 
  • Los iremos retirando de la sartén una vez conseguido tal punto, y escurriendo su exceso de grasa sobre papel absorbente. 
  • Espolvorearemos de azúcar, si así nos complace y acompañaremos de chocolate, si la tarde resulta de lo más invernal...
Preparación - Chocolate

  • Derretiremos el chocolate junto con la mantequilla a fuego suave hasta conseguir la densidad deseada. ¿Cómo os gusta el chocolate, espeso?
    Si lo queréis aligerar lo conseguiréis fácilmente con una pequeña cantidad de leche. 




No hay comentarios:

Publicar un comentario