sábado, 25 de febrero de 2012

Il Primo

El Primer Plato


Nos vamos de viaje hasta Italia, más concretamente a los alrededores de Bolonia, donde es más que una tradición el plato que hoy cocinaremos.

Tanto la pasta como la salsa boloñesa nos hacen pensar en Italia, en su gastronomía imitada y practicada en todo el mundo, destacable por su gran variedad de sabores y aromas del mar Mediterráneo.

La pasta es un alimento básico en todo el mundo, cuyos ingredientes principales son  tan fundamentales como harina, agua y huevo. A esta masa se le puede añadir algún que otro elemento más -como tinta de sepia, remolacha, tomate y espinacas- para conseguir pasta de sabores y colores -negra, violeta, roja y verde-. Su modo de cocinado es lo que se llama en términos culinarios "cocción a la inglesa", cocer un género en abundante agua hirviendo a borbotones, con mucha sal y destapado. Suele completarse con un "refrescado" para cortar el proceso de cocción y eliminar el exceso de sal.

La boloñesa se trata de una salsa espesa de tomate con carne picada, cuya base se fundamenta de cebolla y zanahoria; condimentada con orégano, principalmente.

Un plato altamente nutritivo, fácil, económico... y lo más importante, al que casi nadie se resiste!

Por supuesto, como no podía ser de otro modo, se lo dedico a la gran Familia Summa, increíbles amigos italianos e inmejorables personas!


Ingredientes:
  • 500 gr. de Tagliatelle (o cualquier otro tipo de pasta)
  • Agua abundante para su cocción - con un chorro de aceite y abundante sal-
  • Aceite de oliva virgen extra
  • 2  cebollas
  • 3 dientes de ajo
  • 1 zanahoria
  • 300 gr. de carne picada (mezcla de ternera y cerdo)
  • 100 gr. de jamón (serrano o ibérico)
  • 2 pimientos morrones asados -en cuadrados pequeños-
  • Vino blanco
  • Perejil
  • 500 ml. de salsa de tomate casera (o tomate natural triturado)
  • Orégano
  • Azúcar
  • Sal
  • Pimienta negra
  • Albahaca (opcional, para la decoración)
  • Queso parmesano en polvo
Preparación:
  • En una cazuela echaremos un chorro abundante de aceite, como para cubrir su fondo,  y pondremos a rehogar entre cinco y diez minutos en ella, la cebolla y el ajo -cortados en brunoise-. 
  • Añadiremos posteriormente la zanahoria, cortada igualmente. Y seguiremos rehogando otros diez minutos. 
  • Agregaremos la carne picada y la saltearemos, sin dejar de remover durante cinco minutos.
  • Echaremos el vino y dejaremos evaporar durante un par de minutos.
  • Incorporaremos el perejil picado finamente, el jamón cortado en cuadrados pequeños.
  • Luego, será el turno del tomate, los pimientos, el orégano, la sal, la pimienta y el azúcar -éste último, en caso de acidez-.
  • Dejaremos cocer unos quince o veinte minutos. 
  • Mientras tanto, podremos cocer la pasta en una cazuela con abundante agua, sal y un chorro de aceite. Hasta que no empiece a hervir, no introduciremos los tagliatelle dentro de la cazuela. En cuanto lo hagamos, los removeremos durante unos minutos, y de vez en cuando, para evitar que se nos adhieran. El tiempo de cocción variará dependiendo del tipo y tamaño de pasta a utilizar, y sobre todo de si se trata de pasta fresca o seca. De todos modos, siempre suele venir especificado en su envoltorio.
  • Una vez cocidos, los escurriremos, los refrescaremos, los saltearemos con un poco de mantequilla en la misma cazuela. Y los emplataremos a nuestro gusto, con la salsa. 
  • Espolvorearemos el queso por encima y si es de nuestro agrado, decoraremos con albahaca. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario