domingo, 29 de enero de 2012

Rojo pasión!



MUFFINS CON NARANJA Y FRESAS

Nuestro horno, hoy no descansa! Nos aventuramos con una nueva receta, petición de una estupenda compañera de clase de francés, Nuria Blanco; también amante de la cocina y la repostería. 
Estoy convencida de que, a partir de ahora tanto ella como yo, no cesaremos en lo que es la realización de los Muffins. Así que ésta será sólo la primera de nuestra lista.

Los Muffins, dulces de repostería cuyo origen se remonta en Inglaterra, poco después del año 1700; eran consumidos especialmente en el desayuno o como tentempié. 
Posteriormente se fue extendiendo su consumo por Estados Unidos en pastelerías y cafeterías.
A pesar de tener cierto parecido con las Magdalenas -de origen francés- y los Cupcakes -de origen estadounidense-, nada tienen que ver.
Los Muffins pueden ser tanto dulces como salados -a diferencia de las magdalenas y los cupcakes,   -que siempre serán dulces, y lo serán mucho más-; entre sus ingredientes se encuentra la mantequilla -no aceite, como en el caso de las magdalenas-, su masa no se bate en exceso, por lo que no llegan a ser tan esponjosos ni tendrán "copete"; se les puede añadir frutas e incluso verduras; y no se suelen decorar como los cupcakes, que son verdaderamente semejantes a tartas en miniatura, que incluyen glaseados, cremas pasteleras y decoraciones de todo tipo.

Delicioso contraste de sabores


La receta que hoy nos ocupa este blog es 100% cosecha propia. La creé hace ya unos años, cuando trabajaba en el sector hostelero, con motivo de un campeonato de pinchos y tapas.

En esta ocasión he añadido una mermelada de frutos del bosque, pues creo que se consigue con ello un increíble contraste de sabores dulces y afrutados, que se mezclan y entrelazan con la fuerza y la personalidad del foie y el queso de cabra.

Está mal decirlo... pero esta tosta para mí, resulta toda una debilidad! Os animo a que la probéis y me contéis vuestro juicio personal. 

Y, como ya viene siendo habitual, la entrada de hoy también tiene su dedicatoria.
En esta ocasión, he cocinado desde la distancia, para mi querido hermano Nando, embelesado por esta tapa, capaz de seguir cautivando más paladares.

Bon appétit!


domingo, 22 de enero de 2012

Parfum de Bruxelles...




Ésta se trata, sin duda alguna, de una entrada muy especial. 
En primer lugar porque es la primera petición que he recibido desde que escribo este blog, lo cual me hace especial ilusión. Desde entonces vamos "in crescendo"... eso sí que me emociona!

En segundo lugar porque es una receta que invita a mi memoria darse un paseo por la infancia, como le ocurre a mi amiga, a la cual le dedico con cariño este post.
Como dice Rakel, a pesar de los años transcurridos, no es fácil olvidarse del aroma y el sabor de este popular dulce belga que puede consumirse, cómo no, de muy diversas maneras y que en España ya estamos acostumbrados a encontrarnos en centros comerciales, ferias y fiestas populares.

¿Quién  no se ha derretido, alguna vez, al percibir su olor inconfundible, ya desde lejos? 
Os aseguro que estos gofres invadirán igualmente con su perfume tan característico e inconfundible, vuestro hogar...  y la tentación llamará hasta la puerta del vecino del ático... 





Un anticipo sobre la próxima entrada

... Os adelanto que mañana nuestras cocinas se llenarán de un olor que no dejará indiferente a nadie!
Sí, sí... precisamente ése tan característico e inconfundible, que hace que busquemos velozmente con la mirada dónde se encuentra el puesto de Gofres para comprar uno, antes de que se enfríen.

Ya tenemos preparada la Gofrera!!! 


Blanco y negro

TARTA DE CHOCOLATE Y NATA

Como si de un imprescindible en nuestro armario se tratase, hoy vamos a combinar dos ingredientes  básicos en la Cocina: blanco y negro, con sabor a chocolate y nata.

Se trata de una tarta de base fina realizada con chocolate fondant, o lo que es lo mismo, chocolate negro o puro, ideal para fundir y emplear en la realización de postres.

Su elaboración es sencillísima, los ingredientes tan básicos que seguro que ni tenéis que ir al supermercado de compras porque los encontraréis todos en casa, y el tiempo de preparación supera por muy poco la media hora. Así que no hay excusas, hoy cocinaremos!

Ésta es la receta más básica. Podríamos hacerla con dos bases de tarta, con relleno, con fresas,... Dejaremos para otro día sus variantes.


Os aseguro que no os empalagará y querréis... un trocito más!






domingo, 15 de enero de 2012

Una de croquetas!

CROQUETAS DE BACON

Inauguramos hoy nuestra sección de "Aperitivos" o "Entrantes" con una sencilla receta: la Croqueta, originaria de Francia y muy popular en nuestro país.

La diversidad de croquetas es ilimitada. Las podemos realizar de infinitos rellenos, a elegir entre aquellos ingredientes que más nos gusten.

Las de hoy son de bacon y, tanto ellas como esta nueva entrada, están dedicadas a mis buenos amigos Katia  y Héctor, responsables en gran medida de que así sea. Desde aquí, ¡muchísimas felicidades! Y no sólo por los cumpleaños, sino por el magnífico resultado de las croquetas.

Nos ponemos entonces con las manos en la masa, sin más dilación.

No sin antes recordar que no me olvido de todas las propuestas que me habéis pedido. Mis disculpas de antemano por no publicarlas con más rapidez... pero en cuanto me sea posible, aquí estarán bien calentitas!
Entre las próximas se encontrarán los Gofres belgas, el Pote Asturiano, Vol-au-vent relleno,... y todo cuánto queráis! Espero que sea mucho porque significará que este espacio os sigue gustando un poquito...

Croquetas de bacon

martes, 3 de enero de 2012

Tiene que ser Mascarpone!





Comenzamos con una frase de la película "El hijo de la novia", conmovedora historia sobre la esclavitud del trabajo, la carencia de compromiso con los que nos rodean, la enfermedad de Alzheimer y la búsqueda de los sueños de cada uno; que siempre viene a mi memoria al realizar este dulce italiano.

Si la habéis visto, tal vez a estas alturas ya habréis descubierto la receta que ocupará esta entrada.
Sea como sea os la recomiendo: tanto la película como la receta de origen veneciano: el Tiramisú.






Ingredientes

  • 6 yemas de huevo
  • 4 claras de huevo
  • 800 gr. de queso Mascarpone
  • 200 gr. de azúcar ( mejor si es glaçe)
  • Café (frío) junto con licor (el ideal sería "Amaretto" o vino "Marsala".  En esta ocasión he utilizado "Disaronno", el que se define como el mejor licor italiano. Otras veces lo sustituyo por "Tía María", un licor de café o "Baileys".-Por cada vaso de café, 1 cucharada de licor-.
  • Bizcochos tipo Savoyardi, Soletilla, de la marca "Carrefour" o "Bocaditos Dulcesol". -La cantidad dependerá del tamaño del molde. Los necesarios para cubrir la base por dos veces, ya que se compondrá de dos capas de bizcochos-.
  • Cacao amargo en polvo -lo suficiente para espolvorear-.
  • 1 tableta de Chocolate - rallado o troceado con el cuchillo- (opcional).


Preparación
  • Lo primero de todo: hacer una buena cantidad de café... y dejarlo enfriar. 
  • Separaremos las claras de las yemas.
  • En un bol batiremos las yemas junto con el azúcar de manera enérgica hasta conseguir una crema consistente.
  • En otro bol batiremos las claras a punto de nieve. Lo realizaremos con la ayuda de una batidora eléctrica para conseguir el resultado rápidamente sin demasiado esfuerzo. Descubriremos que hemos conseguido el punto exacto cuando las claras queden tan firmes como para no caer, en caso de volcar el bol boca abajo.
  • Añadiremos el queso Mascarpone al bol de las yemas, delicadamente. Y podremos añadir también si deseamos una o dos cucharadas del licor elegido para aromatizar. 
  • Mezclaremos las claras montadas con la crema anterior y lo haremos igualmente, con movimientos suaves y envolventes. 
  • Ya podremos proceder al montaje del Tiramisú. Tendremos preparado un recipiente para ello. Puede ser del tamaño que queramos. Incluso podremos hacerlo en recipientes individuales o copas, como lo presentan en algunos restaurantes:
  • Una capa de bizcochos empapados previamente en el café aromatizado.
  • Una capa de la crema.
  • Espolvoreamos con cacao amargo (con la ayuda de un colador o tamiz)
  • Una nueva capa de bizcochos (los colocaremos en sentido inverso a la primera capa).
  • Una segunda capa de crema.
  • Espolvorearemos nuevamente con cacao amargo.
  • Si nos gusta el Chocolate... podremos culminar con una capa de virutas, como se aprecia en la fotografía adjunta.
  • Dejar enfriar en la nevera durante varias horas. Preferiblemente de un día para otro.
  • Al día siguiente... Sólo queda saborear!!!!

Nota: Las cantidades utilizadas son las estimadas para un recipiente de unos 28 x 20 cm.